TU SMARTPHONE NO NECESITA BATERÍA EXTRAÍBLE... Y LO SABES



  • En los últimos años, los smartphones con la batería extraíble han pasado a ser una especie en vías de extinción. Esta característica no parece ser ya una prioridad para muchos de los fabricantes dado que los candidatos son cada vez menos numerosos en este aspecto. Esta tendencia confirma la idea de que tener un smartphone con una batería extraíble ya no tiene importancia en 2017.

    El debate de los smartphones con baterías extraíbles no es ninguna novedad, muchas personas de mi entorno me preguntan de forma regular por las razones del abandono de esta característica en muchos de los smartphones nuevos, pregunta que tiene sentido si tenemos en cuenta que hasta hace no mucho las baterías extraíbles eran un sello distintivo de los smartphones de Android, y también fue gran argumento a favor por parte de los fabricantes para atraer a los usuarios de iPhone. Pero entonces, ¿qué es lo que ha cambiado en los últimos años? Sencillamente, que ya no existe esa necesidad de tener una batería extraíble.

    alt text

    El progreso tecnológico

    Hay muchas razones que explican este cambio, una de las más simples es la importante evolución de las baterías en los últimos años. Los smartphones ofrecen más a nivel tecnológico y más opciones para los usuarios a la hora de cargar el móvil, como la carga rápida o la carga inalámbrica, que se han convertido en algo común. Las baterías externas se han mejorado y también se han popularizado, reemplazando de esta manera la necesidad que tienen los compradores de tener un smartphone con batería extraíble para tener la autonomía al alcance de la mano. El resultado es que la batería extraíble ha dejado de ser indispensable como lo era antes.

    Por otro lado, si la batería de tu smartphone tiende a perder su capacidad y autonomía, lo más conveniente es que cambies de smartphone antes que cambiar la batería. En términos generales, la batería de un smartphone empieza a debilitarse unos 24 meses después de la compra, fecha que coincide a menudo con la de renovar la suscripción. Esta pérdida de autonomía constituye normalmente una buena excusa para comprar un nuevo smartphone, es cierto que esto es bastante consumista y no muy ecológico, pero no es ningún secreto que en la actualidad este es el caso de la mayoría de los usuarios.

    Los nuevos criterios de compra

    Otra buena razón de este cambio es que la demanda de smartphones con la batería extraíble se ha visto fuertemente reducida. Los usuarios prefieren comprar smartphones más bonitos y tienden a orientar los criterios de compra en otros sentidos (cámara, tarjeta SD, rendimiento…). Los fabricantes se han adaptado a los nuevos requerimientos de los usuarios, y así ha ocurrido que ya no hay baterías extraíbles.

    Para fabricar smartphones más elegantes y atractivos, como hemos observado en los últimos años, a menudo ha sido necesario hacer la cruz a la batería extraíble, dando así la posibilidad a los fabricantes de utilizar materiales de mayor calidad y ofrecer diseños más atrevidos, algo que no podría hacerse con una batería extraíble, ya que de esta forma, los fabricantes pueden organizar a voluntad los componentes internos. La ausencia de una batería extraíble permite cada vez a más fabricantes ofrecer nuevas funciones de forma más fácil que con frecuencia son muy bien acogidas por los usuarios, como la impermeabilidad.

    alt text

    Apple fue quien empezó esta moda con el iPhone, mientras que Samsung y los demás tuvieron que llegar a esta misma conclusión años más tarde, pero lo que está claro es que es gracias al abandono de la batería extraíble con el Galaxy S6 Samsung ha podido iniciar su nueva política de diseño que se ha visto culminada con el Galaxy S8.

    Por último, el ejemplo de LG es también una muestra de la falta de interés por parte de los usuarios por las baterías extraíbles. LG era uno de los pocos fabricantes que parecían resistirse, pero finalmente ha capitulado con su último buque insignia, el LG G6. El LG G5, la joyita de 2016, no tuvo el éxito que la marca surcoreana esperaba, ya que este dispositivo fue anunciado para competir con el Galaxy S7 y el S7 edge, pero el diseño modular del LG G5, que ofrecía la posibilidad de cambiar la batería, no acabó convenciendo, y obligó de esta forma a LG a revisar su estrategia y abandonar la batería extraíble.

    alt text

    Una opción que ya no importa

    Al final, la ausencia de una batería extraíble no supone una característica molesta en el día a día. La pérdida de esta característica ha permitido que otras funciones se hayan beneficiado para ofrecer así una experiencia mejorada que no seríamos capaces de sacrificar por tener una batería extraíble. Y si de verdad echas de menos la ausencia de una batería extraíble, puedes encontrar en el mercado smartphones que cumplen con esta característica, pero tendrás que renunciar a los de alta gama.

    Escrito por Pierre Vitré
    Fuente


Log in to reply
 

Looks like your connection to SuperSU Forum-where rooting fans gather was lost, please wait while we try to reconnect.